Wines

The best quality directly from Vinos de la Tierra de Castilla y Le?n

Production

A TRADITIONAL AND CAREFUL PROCESS

The grapes are all picked by hand and transported in crates of 18 kg. They are kept some time in a cold room before being sent to vats. We always carry out a double selection of grapes (bunches and berries) on a conveyor belt and in a vibrating table. This is the way we ensure that the raw material that goes into the vats is in perfect condition.

Our small stainless steel and concrete tanks allow us to vinify our single vineyards separately, preserving as much as possible the individual traits of each «terroir» that are part of the landscape of Coruña del Conde.

Our wines are the result of the hard work and good manufacturing practices

Our crianza wines

QUALITY IS OUR PRIORITY

Recognitions

AWARDS, RATINGS AND PUBLICATIONS

2020

Ermita del Conde Albillo Mayor 2016
Ermita del Conde Paraje de San Roque 2016

Ermita del Conde Albillo Mayor 2016

Tim Atkin had said about Albillo Mayor 2016: “Historic plantings of the rare Albillo Mayor grape are the source of this complex, aniseed and jasmine-scented dry white, which combines structure and concentration with freshness and acidity”.

Ermita del Conde Albillo Mayor 2016 – 93 puntos
Pago del Conde 2012 – 92 puntos
Ermita del Conde Tempranillo 2014 – 91 puntos
Ermita del Conde Paraje de San Roque 2016 – 93 puntos
Ermita del Conde Paraje de Otero 2016 – 92 puntos

Previous years

Ermita del Conde Albillo Mayor 2015 – 93 puntos
Pago del Conde 2012 – 92 puntos
Ermita del Conde Tempranillo 2012 – 89 puntos
El Vuelo 2013 – 88 puntos

Albillo Mayor 2015 and Pago del Conde 2012 obtained marks of 91 and 90 points, respectively.

Ermita del Conde Tempranillo 2012.

The English expert, Jancis Robinson, rates Ermita del Conde Albillo Centenario with 17 points out of 20 possible.

Pago del Conde 2010 and Ermita del Conde Albillo Centenario 2011 are among the best with a score of 94 points out of 100.

English expert Jancis Robinson gives a score of 16.5 / 20 for Pago Del Conde 2009 and 16/20 for Viña Sulpicia 2011.

Once again, Ermita del Conde 2009 (91) and Pago del Conde 2009 (93) remain among the best.

Pago del Conde 2009 obtained a tasting note of 8/10.

Ermita del Conde 2008 (91) and Viña Sulpicia 2009 (87) remain among the best.

Ermita del Conde 2008 receives, once again, an excellent review and obtains 94 points.

Ermita del Conde 2008 opens in this guide with an outstanding 91.

Press release written by Juan Fernández-Cuesta: In the name of a star.

«Un resplandor fue. O fue la luz. Sí, se hizo la luz. Quizá también asomó un resplandor cuando este vino se apoderó de dos de mis sentidos: olfato y gusto. Un resplandor me advirtió de la gloria y nobleza que reclama con motivo la bodega Ermita del Conde y sus elaboraciones, entre ellas Pago del Conde. La edad oscura en el Universo concluyó cuando apareció la primera generación de galaxias. Y sus estrellas. Hoy, que estaba a oscuras, me he encontrado un vino con aptitudes para ser universal: «Predicado de muchos». Y predicado viene de predicar. Pero no es un exceso alabar la luminosidad que desprende Pago del Conde.Un vino que me arrastra lejos de las tinieblas gracias a su inmensa fruta nacida de viñas viejas a casi mil metros de altura. Gracias a su frescura y elegancia. Toques minerales, simbiosis perfecta con la barrica. Gracia cierta. Intensidad, equilibrio, plenitud. Sí, su luz me ilumina. No alcanza a ser una galaxia, pero cuando la noche deja que tu mirada posea una estrella, esa estrella se llama Pago del Conde. Y ese cielo se contempla en el pueblo burgalés de Coruña del Conde. Y hasta mi casa llega.»

Fuente: artículo original

Press release written by Paz Ivison.

«En pleno corazón de la provincia de Burgos, cerca de las ruinas romanas de Clunia, encontramos un diminuto pueblo llamado Coruña del Conde. La razón del porqué no la sé, pero resulta curioso encontrar A Coruña en la profunda meseta castellana. Debió ser un conde gallego que se instaló aquí, tal vez en tiempos del Cid Campeador, que por estas tierras anduvo. Esta población está rodeada de viñedos muy, muy viejos, de excelente calidad, y se sitúa en el límite casi de la zona amparada por la Denominación de Origen Ribera del Duero, aunque por razones administrativas y geográficas no forma parte de ellas. Estas tierras también fueron las elegidas también en pleno siglo XXI, por una empresaria madrileña, Marta Gomendio, que dejó hace años el ladrillo y apostó por la tierra y el viñedo.

Nada más entrar, viniendo de la cercana Aranda del Duero, divisamos el edificio de grandes proporciones y de nueva planta que alberga a la bodega Ermita el Conde, cuya primera elaboración, hace unos tres años, fue un blanco llamado Viña Sulpicia que nos sorprendió gratamente. Ahora, llega al mercado su última obra, su gran vino, lo mejor de su casa: el Pago del Conde 2007, vino elaborado solo en añadas excepcionales y procedente de viñas centenarias de cepas tempranillo, que dan escasos frutos y que están plantadas a casi 1.000 metros de altitud. Trabajar con ellas es el sueño de todo bodeguero.

Vendimiada a mano, en cajas y pasada por dos cintas de selección y criado en barricas nuevas de roble francés de la mejor calidad durante 15 meses. Su color es extraordinario, cereza picota muy intenso, casi opaco de intenso que resulta. Bellísimo. Posee muchos aromas de frutas maduras y frescas, breas y alquitranes, minerales, regaliz negro… Aroma típico de la uva tempranillo de gran calidad y de muchos años. La madera le aporta gratas sensaciones de vainilla, canela y toques de especias. Resulta potente pero no agresivo, redondo y de gran peso. Un buen precio teniendo en cuenta la calidad y escasez de materia prima con la que se elabora. En torno a los 21 euros.»

Fuente: artículo original