Nuestra bodega está emplazada en Coruña del Conde, pueblo de la provincia de Burgos rodeado de historias celtíberas, romanas y del Cid Campeador. (41°45’53.3″N 3°23’47.5″W)

Y sobre todo con gran tradición vitícola.

Nuestro viñedo reúne 20 hectáreas con una gran parte de cepas centenarias sobre las cuales se realiza un continuo control de calidad para obtener la mejor materia prima.

Rozando los 1000 metros de altitud, la gran diferencia de suelos, nos permite crear vinos sabrosos, apegados a la tierra y con matices muy marcados, así como descubrir las diferentes versiones que nos pueden ofrecer nuestras tres variedades: Tempranillo, Albillo Mayor y Merlot. Toda la uva se vendimia a mano, se deposita en cajas de 18 kg y se refrigera en cámara frigorífica antes del encubado. Siempre realizamos una doble selección de uva (racimo y bayas) mediante una cinta y una mesa vibratoria. Es la forma de asegurar una materia prima en perfecto estado antes de entrar en los depósitos, que se llenan a favor de gravedad desde el patio de procesado de la uva.

Los pequeños depósitos de acero inoxidable y hormigón nos permiten elaborar nuestros pagos por separado, preservando al máximo las características particulares de cada “terroir” que compone el paisaje de Coruña del Conde.

Todas las fermentaciones se realizan de forma espontánea, con las levaduras autóctonas de la propia uva, realizando posteriormente continuos batonages para conseguir un mayor volumen en los vinos. El vino reposa en barricas de roble francés durante un periodo mínimo de 12 meses, para ser afinado en fudres antes del embotellado.