Situada en Coruña del Conde, provincia de Burgos, y bañada por el Duero, se encuentra nuestra bodega: Ermita del Conde. Un proyecto que nació de la ilusión por salvar la historia de estas tierras, a través de la recuperación de viñedos centenarios de tempranillo y evitando la extinción de una de sus variedades de uva más reconocidas: el albillo mayor.

Nuestro viñedo de monte reúne 20 hectáreas, con una gran parte de esas cepas sabias y centenarias, que viven y sobreviven entre carrascas y cascajos, bajo la atenta mirada de la Sierra de la Demanda.

Nuestros parajes, compuestos por 68 microparcelas que rozan los 1.000 metros de altitud, están formados por una gran variedad de suelos – arcillosos, arenosos y calizos-, lo que nos permite crear vinos sabrosos, apegados a la tierra y con matices muy marcados, así como descubrir las diferentes versiones que nos pueden ofrecer nuestras dos variedades autóctonas: tempranillo (tinto fino) y albillo mayor.